Cuando nuestros perros se hacen un amor, mayor – El Ipph

Cuando nuestros perros se hacen un amor, mayor

Dejemos atrás esas tablas que nos hablan de los años perros comparados con los años humanos. Sí bien son necesarias para su atención, alimentación y cuidados, cuando nuestros perros se hacen un amor, mayor, pues es mayor el cariño, porque estamos cuidando y preservando la vida de quien nos las cuida, nos las estimula, nos hace vivir mejor la vida misma.

Según su raza, su adultez se hace más próxima o más lejana, según se van formando. En ese período se amoldan, educan, encariñan, demuestran sus habilidades y necesidades, se hacen útiles para sí mismos y para el entorno; en fin, se hacen uno más de la familia.

Y así como creces tú, crecen tus hijos, creció tu papá o tu abuela, él también crece y requiere irse adaptando. Porque lo que hace lento y triste a un perro no es la edad, es la falta de amor, de cuidados, de propósito. Y es allí donde se complementan y asemejan a nosotros los humanos, por algo somos una simbiosis idónea, la de los mejores amigos…o buenos, la mejor familia.

Para ello hay que tomar en cuenta factores para su cuidado y así mantenerlo en forma, atento, vigoroso y sobre todo que jamás deje de sentirse amado.

Hay que entrenarlos y darles complementos alimenticios. Ya no son tan flexibles como cuando eran cachorros o de mediana edad y eso hay que hacérselo saber. Dónde se mete, por donde se puede colocar, dónde se puede montar, cómo interactuar y jugar con propios y extraños.

Necesitan hacerse flexibles y por ello requieren que les sean atendidas sus articulaciones de las cuales pueden sufrir por falta de nutrientes. De no hacerlo, cosas simples como correr, bajar escaleras, subirse al sofá contigo les ocasionaría dolor y paulatinamente miedo y sentirse disminuidos.

La socialización y formación de un can dura toda su vida. Y, si bien es cierto que un ejemplar adulto puede ser más asocial que un cachorro, también es verdad que aprende más rápido y tiene más capacidad para asimilar lo que le enseñamos.

dog-867238_1280Así como tú tomas productos para los huesos (reconócelo, estás adulto) o te vitaminizas para mejor desenvolverte, los perros también requieren productos para sus articulaciones y vigorización; actualmente el mejor condroprotector del mundo es el Hyaloral razas grandes y gigantes el cual le ha dado resultados a mis mascotas, que son unos perros mayores ágiles y felices.

Los ejercicios y su alimentación. La caminata, la carrera controlada (ven, sígueme, ánimo), invitarlos a saltar y perseguir discos o pelotas no sólo les da elasticidad, sino propósito y la emoción lúdica de compartir con quienes ama.

El sedentarismo se evita de esa forma así como en el exceso de alimentación, porque existen dueños que les dan de sus alimentos + los propios y los perros que no saben cuándo parar de comer, los consumen y se van poniendo fofos y lentos, además de problemas gástricos y respiratorios.

Por ello es muy recomendable buscar asesoría en una tienda de productos de animales sobre los productos alimenticios apropiados para los perros mayores, para que cada bocado sea de nutrición y gusto, que les mantenga sanos y su longevidad sea su prosperidad.  Énfasis en la buena hidratación y las croquetas snacks (sí, ellos comen snacks como tú).

El baño y cepillado tienen regularidades que van de cada 20 días su buen duchazo y el cepillado de su pelo cada 5. Con ambas formas alejan parásitos, problemas de piel y pelo anudado.

Algunos signos de que tu perro mayor no está bien

De no haber atendido las recomendaciones anteriores, pueden surgir complicaciones que deben ser atendidas por un veterinario. Así que por favor, nota que estás a tiempo, atiende a tu perro como dijimos antes, evita ver o minimiza al máximo en él éstos síntomas:

Desorientación y/o resbalones

Diarrea

Heces con sangre o muy blandas

Lamentos sin motivo

Lentitud o rechazo a jugar o ejercitarse

Micciones demasiado frecuentes o al contrario, escasas

Ojos llorosos

Piel opaca

Poco apetito

Rechazo al agua (beber, bañarse)

Respiración aumentada

Salivación en exceso

Subidas o bajadas progresivas de peso

Vómitos persistentes

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *