> Disfunciones sexuales, problemas que nos atañen a todos – El diario Ipph, La prensa que parte la red
Go to ...

RSS Feed

Disfunciones sexuales, problemas que nos atañen a todos


Hombres y mujeres podemos sufrir todo tipo de disfunciones de carácter sexual, por eso es importante conocer síntomas y tratamientos.

Un problema sexual que afecta a muchos hombres es la eyaculación precoz. Aunque no lo admitan, entre el 60 y el 70% de los hombres la ha sufrido en alguna ocasión y hasta el 30% la padece. Este fenómeno, caracterizado porque el hombre en cuestión acaba eyaculando antes de realizar la penetración o en menos de unos minutos, es algo que preocupa a muchos y que tiene como única solución el tratamiento adecuado.

 

No es el único tipo de disfunción que existe cuando hablamos de relaciones íntimas; de hecho, hay muchas más existentes y que muchas personas sufren, aunque sea en silencio. El carácter tabú que suele rodear al acto sexual y los prejuicios generales empujan a muchos y a muchas a no revelar que padecen alguna. Otro dificultad sexual es la importencia o disfunción erectil, por ejemplo, y esta se extiende incluso a más del 50% de la población masculina, sobre todo cuando supera el umbral de los 50 años de edad.

 

Pero los hombres no son los únicos que sufren por esto, las mujeres también pueden padecer este tipo de disfunciones que provocan un menor disfrute de las relaciones de pareja, o incluso dolores u otras dolencias que lleven a problemas más serios. Hay más casos de los que se piensa, aunque, como ocurre con los hombres, a ellas tampoco les gusta sacar a relucir estos trapos.

Una disfunsión sexual femenina es la anorgásmia. Sea por razones orgánicas o psicológicas, impide que las féminas logren esa respuesta que se provoca cuando se consigue una excitación sexual determinada y, a su vez, puede provocar que surja la sequedad en sus partes íntimas y lleguen incluso los dolores.

La falta de deseo sexual es otro problema de la sexualidad femenina y uno que, además, puede deberse a infinidad de razones. Muchas parejas reducen la cantidad de relaciones íntimas con el estrés y la monotonía diaria como pretexto; pero en muchas ocasiones la responsable es esta disfunción que se presenta.
Sea cual fuere el caso que se pudiera dar en cualquier persona, la mejor solución es siempre acudir a especialistas adecuados para poner remedio. Hay una gran cantidad de psicólogos que pueden ayudar para acabar con estos problemas, aunque la fuerza de voluntad y la apertura de mente son dos requisitos esenciales.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *