Éxitos y fracasos en la respuesta a la crisis de los refugiados sirios – El Ipph

Éxitos y fracasos en la respuesta a la crisis de los refugiados sirios

 

Las medidas planteada por la Unión Europea para combatir la crisis de refugiados sirios han tenido algunos éxitos parciales pero también fracasos rotundos. Es la principal conclusión del informe de OBS Business School “Impacto de los refugiados sirios en Europa” recién publicado.

 

El estudio parte del hecho de que se ha producido un incremento de los conflictos armados y de las crisis humanitarias. Lo que ha elevado hasta los 68.5 millones las personas desplazadas de manera forzosa a nivel mundial. De ellos, una tercera parte son refugiados sirios, seguidos por los refugiados debido a los conflictos de Afganistán y de la República de Sudán del Sur.

 

Así, Europa se ha visto desbordada ante el alcance del conflicto sirio. Y no hay una única voz coordinada. De hecho, en el mes de julio los responsables de Rusia y Líbano consideraban que ya se daban las condiciones para el retorno de los desplazados por la guerra en Siria.

 

Por contra, Suecia considera prematura esta decisión de repatriar a los refugiados sirios que se encuentran en las zonas limítrofes. Algo que, según el estudio, refuerza la idea de que la mayor parte de los que huyen de sus países buscan asilo en los países fronterizos.

 

Situación actual de los refugiados sirios

En Siria y en los países vecinos, 13,1 millones de personas necesitan ayuda humanitaria. Incluidos 5,3 millones de niñas y niños, de los que 1 millón viven en zonas de difícil acceso dentro de Siria. Además, 2,7 millones de niños se encuentran refugiados en Líbano, Jordania, Irak, Turquía y Egipto.

 

Por su parte, los principales países de destino en Europa son España, Italia y Grecia. En 2018, en España hubo 18653 entradas, seguidos de Italia (17838) y Grecia (14940). Sin embargo, Italia ha cerrado sus fronteras marítimas ante el creciente número de inmigrantes.

 

Ante esta situación, el informe de OBS Business School apunta que la Unión Europea ha adoptado diferentes medidas desde el inicio de la crisis humanitaria en 2015. Entre estas medidas destacan:

  • El reasentamiento de los refugiados.
  • Acuerdos con terceros países.
  • Retornos.
  • Reformas de marcos legales.

 

Los solicitantes de asilo que tras seis meses logran ser reconocidos como refugiados pasan por una fase de acogida temporal. Otra de autonomía y una última de integración.

 

En estas etapas, que se prolongan durante cerca de año y medio, los refugiados sirios reciben ayudas para mantenerse y alojamiento. Pero cuando éstas acaban, muchos se ven solos y sin ningún tipo de recurso.

Una responsabilidad colectiva para proteger a los refugiados

Si en Europa la crisis de los desplazamientos tuvo un principio hay que dejar constancia de que en gran parte del mundo los desplazamientos siguen. Con causas aparentemente más complicadas y protagonistas más invisibles. Y por desgracia, no se habla de ello en absoluto.

 

Para la portavoz de ACNUR, Rosa Otero, los Estados miembros deben trabajar con “mayor solidaridad” y con una “importante voluntad política” para dar respuesta a estas crisis.

 

Además, mantiene que “España puede y debe hacer mucho más para compartir esa responsabilidad colectiva de proteger a los refugiados sirios“.
El caso es que todo el mundo puede llegar a ser refugiado alguna vez en su vida. Por eso, es importante no olvidarse de las personas que necesitan ayuda. Y la solidaridad comienza con la donación para conseguir que no haya ningún niño refugiado sin comida.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *