La solución a tus problemas financieros se llama préstamo personal – El Ipph

La solución a tus problemas financieros se llama préstamo personal

La solución a tus problemas financieros se llama préstamo personal

Nadie puede poner en entredicho que los préstamos personales son un tema de actualidad. Y es que cada día se solicitan más créditos de esta clase, los cuales suponen una alternativa a los que ofrecen los bancos tradicionales.

Existen muchas opciones con respecto a la duración y el capital de este tipo de préstamos bancarios, por lo que antes de decantarse por uno es de vital importancia hacer una comparación entre todos ellos.

¿Qué es exactamente un préstamo personal?

Se entienden por préstamos personales aquellas cantidades entregadas de una vez por un prestamista, sea una persona física o jurídica, a un cliente o prestatario, y cuya garantía para su devolución sean los bienes presentes o futuros que sean propiedad de este, pero sin haber una vinculación directa con uno en concreto (como es el caso de las hipotecas).

Por su parte, el prestatario tendrá que devolver la cantidad entregada por el prestamista dentro del plazo pactado, más la cantidad correspondiente en concepto de intereses o gastos, que es lo que realmente se lleva de beneficio el prestamista.

Estos son los dos tipos de préstamos personales

Se puede entrar a ahondar más en esta clasificación, y dentro de los préstamo personales distinguir a su vez dos tipos, según el importe y el plazo de devolución: minicréditos y préstamos rápidos; y préstamos personales habituales.

Los minicréditos y préstamos rápidos son el nombre comercial con el que se conoce a unos préstamos personales de importe pequeños, con una media de entre 300 y 1.000 euros, y cuyo plazo de devolución es bastante reducido, habitualmente 30 días (también los hay de menos y más días). Por estas circunstancias  los intereses generados en estas operaciones suelen ser desorbitados.

Frente a los anteriores están los préstamos personales habituales, de mayor cuantía y con un tipo de interés bastante más razonable, si bien el horizonte de pago es más largo. El TAE estará entre el 6% y el 13%, según las condiciones concretas de cada caso, el importe, destino y plazo de devolución del dinero. Comoquiera que sea, aquí nos encontramos en un rango de capital distinto, que se coloca entre 3.000 y 60.000 euros.

Compara y sobre todo, ¡piensa!

Para escoger un préstamo personal adecuado según las necesidades del caso lo mejor es buscar y comparar. Lo más sencillo es recurrir a un comparador de préstamos, y fijarse en sus condiciones, sobre todo el en TAE que resulte de la operación. Pero lo más trascendental es tener la firme convicción de que no habrá problema alguno a la hora de devolver el dinero prestado.

Endeudarse por encima de lo necesario o de lo posible es un tremendo error, ya que lejos de aliviar la situación financiera del solicitante no hará más que empeorarlo. De modo que es imprescindible hacer una reflexión propia sobre para qué se necesita dinero, cuánto hace falta exactamente y si realmente se tienen posibilidades de devolver el préstamo. Así el préstamo personal sí será una solución a un problema económico.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *