No te conformes con la jubilación: apuesta por un plan de pensiones – El Ipph

No te conformes con la jubilación: apuesta por un plan de pensiones

No te conformes con la jubilación: apuesta por un plan de pensiones

Según datos procedentes de la Asociación de Instituciones de Inversión Colectiva y Fondos de Pensión (Inverco), los cinco planes de pensiones a diez años con mayor rentabilidad de España abarcan menos del 1% del patrimonio total invertido. Lo cual pone de manifiesto que los ahorradores no siempre tomar la mejor decisión a la hora de escoger un plan de pensiones.

En efecto, se trata de una tarea complicada teniendo en cuenta que en nuestro país hay más de 2.500 planes de pensiones, entre planes individuales de empleo y asociados, y planes que invierten en renta variable, fija, mixta o garantizados.

Las ventajas de invertir a largo plazo

Precisamente la rentabilidad a largo plazo es donde habría que hacer la comparativa entre unos y otros productos, para así escoger un buen plan. El largo plazo es el que recoge mejor el valor de los activos, y donde se ofrece un mayor margen de tiempo para recuperarse de posibles caídas que puedan experimentarse en los mercados.

Tanto es así que cuestiones de tipo puntual como la inflación, las incertidumbres a nivel geopolítico o los tipos de interés tienen un impacto más negativo en rentabilidades a doce meses. De este modo, las estadísticas de la asociación muestran que la rentabilidad media anual de los planes de pensiones a un año es de tan solo un 0,02%, frente el 4,36% alcanzado a 26 años. También hay que tener presente que el largo plazo de la posibilidad de recoger los beneficios asociados a una inversión.

Resulta fundamental evitar otras modas como el corto plazo, ya que podrían no sostenerse en datos objetivos ni sostenibles en el tiempo, lo que haría que el ahorro quizás no experimentase un recorrido al alza prolongado.

Cómo elegir un plan de pensiones

Es de vital importancia escoger según el horizonte temporal. No es igual invertir si se va a necesitar el dinero en tan solo unos dos años que hacerlo con vistas más allá de cinco años. Es lógico pensar que si el ahorro es para comprar un coche que se necesitará pronto, por ejemplo, habría que fijarse en inversiones más próximas a la renta fija, tales como las letras del Tesoro, los bonos o las obligaciones.

Sin embargo, si fuera para pagar en un futuro la universidad de un recién nacido, o de cara a la jubilación de una persona aún joven, habrá por delante un largo plazo. Así que el ahorrador puede y debe asumir riesgo, invirtiendo en renta variable (acciones), dado que históricamente ha sido el activo más rentable en plazos largos.

Escoger uno u otro plan de pensiones debe ir en función del perfil de riesgo y de la finalidad del ahorro. Comoquiera que sea, los expertos recomiendan que si se hace de cara a la jubilación se empiece a ahorrar lo antes posible. Lo mejor es comenzar por productos más arriesgados para potenciar las posibilidades de rentabilidad a largo plazo, y volverse más conservador según se acerque el momento de recuperar el plan, preservando así el capital.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *