selfpaper - pizarras blancas foto 2

Recordarte para siempre o no

La memoria es una de las posesiones más valiosas que tiene el ser humano, a medida que la persona crece desarrolla su personalidad, su conocimiento, hace amigos y familia, y todo queda registrado en ella. Los recuerdos permiten disfrutar todas esas experiencias acumuladas con el pasar de los años, mucho más al llegar a una edad avanzada.

Uno de los enemigos silenciosos es el Alzhéimer, esta es una enfermedad cerebral degenerativa que causa problemas de memoria, el carácter, la forma en la que se piensa y el comportamiento. Una persona con esta enfermedad eventualmente necesitará cuidados permanentes que se encargue de todas las actividades cotidianas. Para los familiares es un diagnóstico muy fuerte y lo único que puede hacerse es acompañarlo y tratar en lo posible que el padecimiento progrese tan lento como sea posible.

Los síntomas comienzan con la dificultad para entender conceptos básicos, problemas para recordar acontecimientos recientes, problemas de orientación. De a poco se va agravando y afecta a los recuerdos más antiguos, algunos presentan dificultades para controlar sus propios movimientos. El comportamiento se ve fuertemente afectado por los demás síntomas y se presentan cambios bruscos de humor y finalmente la persona no puede valerse por sí misma, hasta se llega a perder la capacidad de hablar.

Mejorar las condiciones

Aun no hay una cura para esta enfermedad, pero sí hay algunas recomendaciones para ralentizar el proceso de la enfermedad, permitiéndole una mejor calidad de vida al paciente:

Repetición, repítale constantemente los objetos que más usa, los lugares que suele frecuentar con regularidad, todo de manera individual o colectiva.

Conversar, pregúntele por cosas que hacía a determinada edad, o cuando vivía en otro lugar, la rutina que sigue por las mañanas, es decir, pregunte por cosas que hacía y hace para fomentar el proceso de recordar.

Mantenga sus recuerdos, además de escucharlo repetir las mismas historias y hacerle preguntas sobre estas, al pedirle algo hágalo a través de un recuerdo, por ejemplo en lugar de solo decir “pásame esa taza” diga “pásame la taza que me regalaste en navidad”.

Los familiares necesitan concientizarse de que, aunque sea un proceso muy duro, para la persona afectada es peor. Hay etapas en la que ellos son conscientes de sus cambios y suelen deprimirse.

Una buena actividad es pedirle que dibuje lo que quiere o lo que ha visto al salir de paseo, un recuerdo de su juventud, etc., esto estimulará sus procesos cognitivos (la mente) y motrices (el cuerpo). Solo se necesita una pizarra blanca y rotuladores de colores que son fáciles de usar y de borrar. Visite https://www.selfpaper.com y tendrá a su disposición donde comprar pizarras con la mejor relación precio y calidad.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *